lunes, 26 de noviembre de 2018

¿Alienígenas en la Antártida?



Marosa la foca curiosa, andaba por la Base Científica Antártica Artigas cuando vio dos personas comentando que habían encontrado un mosquito. Eso era algo muy extraño en el inhóspito clima antártico, así que se apresuró a buscar a su amigo, el pingüino Borravino para contarle...


Historias de Marosa, la foca curiosa

¿Alienígenas en la Antártida?

Por Waldemar Fontes

La temporada de verano se acercaba y los días se hacían largos y la gente de las bases, aprovechaba para hacer mantenimiento de las instalaciones, reparando los daños que el duro invierno había ocasionado y preparando todo para recibir el relevo que pronto llegaría.

La foca Marosa estaba curioseando por un costado de la Base Científica Antártica Artigas cuando vio que dos personas que trabajan limpiando una cámara séptica, comentaban muy admirados, que habían encontrado un mosquito. 

Eso era algo muy extraño en el inhóspito clima antártico y hasta Marosa se sorprendió por lo que decían… Por esa razón se apresuró a buscar a su amigo, el pingüino Borravino para contarle. 

-¡Dicen las personas que encontraron un mosquito! ¿Cómo pudo hacer para sobrevivir en este clima tan frío? 

-¿Un mosquito? Preguntó el pingüino – ¿de dónde salió? 

-No me imagino, contestó la foca. Para mí que se equivocaron y lo que vieron fue una típula

-¿Típula? ¿Qué es una típula? Nunca conocí una, dijo Borravino. – ¿Vamos a ver? 

-Vamos, dijo la foca mientras le explicaba al pingüino, que su abuela le había contado que las pobres típulas siempre habían sido confundidas con los mosquitos… 

-¿Cómo es eso? Insistió Borravino. ¿Son mosquitos o no? 

-En realidad no lo son. Los mosquitos pican y se alimentan de sangre y las típulas se alimentan de jugos vegetales. Según me contó mi abuela, las típulas pueden vivir mucho, mucho tiempo sin alimentarse... 

Típulas, dibujo de Moses Harris

-Que animales interesantes, mira si los comparas con mi amiga la ballena Josefina que come toneladas de comida… 

Marosa se rió y dijo: -No se puede comparar… 

Pero, te sigo contando. Mi abuela decía que las típulas son más bien moscas, que mosquitos. 

-Pero igual, dijo el pingüino. ¿Cómo hace una mosca para vivir acá, con este frío? 

-No sería cualquier mosca. Hay una especie que vive en estas latitudes, en las islas sub antárticas, desde tiempos inmemoriales y aunque a las personas les parece extraña, se podría decir que es tan de aquí como las focas y los pingüinos. 

-Uy ¡qué tranquilidad me das! Yo estaba pensando que era uno de los personajes de la película “Alien versus Depredador” 

-¡No! Las típulas no, dijo la foca. -Las han estudiado desde principios del siglo XX y aunque los científicos piensan que llegaron hasta acá en algún barco, en realidad nunca se pudo comprobar y habría que aceptarla como un habitante más de la Antártida. 

-Mi abuela me contó que en inglés la llamaban “crane fly” que significa “la mosca zancuda” y que tienen un nombre científico: se llaman “Tipula antarctica Alexander, 1920”. 

-¿Quién era Alexander? ¿Acaso era su papá? Preguntó el pingüino 

-¡No!, contestó Marosa. Era un entomólogo, o sea un científico de los que estudian los insectos. Alexander nació en Nueva York en 1889 y murió en 1981. 

-Según me contó un investigador, Alexander describió en su vida 11.000 especies, o sea que hacía la descripción completa de un animalito, cada día de su carrera, por 30 años! 

-¡Qué cantidad! ¡Es impresionante! Dedicó su vida a investigar los insectos. Nunca pensé que hubiera tantas especies. 

-Así fue, y a pesar de todo, aún quedan especies por descubrir. 

-¿En serio? Está bien. Comprendo que esta esa mosca zancuda, no es un “alien”. Pero hay otros animalitos que si los son, insistió el pingüino. 

-Si, lamentablemente es así. Me contó mi amigo el investigador, que con el cambio climático y a causa del mayor movimiento de barcos y aviones, el mundo se ha globalizado y hay muchas especies que se han trasladado de un lugar a otro, invadiendo lugares que no eran los suyos. 

Me contó un gaviotín, que se han reunido científicos de Rusia, Polonia y Corea del Sur con los investigadores de Uruguay, para observar y controlar la presencia de una mosca no autóctona que anda volando por la isla Rey Jorge, a la que llaman Trichocera maculipennis


-Lo sabía! ¡esos son los “aliens”! Gritó el pingüino alarmado 

-Si, respondió la foca, -se les llama “aliens” en inglés, pero en español diríamos especies alienas o alóctonas, que significa: “Que tiene un origen diferente del lugar donde se encuentra”. 

-Solo de escuchar ese nombre, ya me da miedo, dijo el pingüino. –¿Crees que los alóctonos nos terminaran invadiendo? 

-Sería posible, dijo la foca. –Pero las personas que están trabajando e investigando en la Antártida, han tomado conciencia de este riesgo y están aplicando medidas preventivas, como ser fumigar las cargas antes de desembarcarlas, desinfectar las ropas y las botas de la gente que llega.

-Pero, los alienígenas pueden esconderse en cualquier lugar, o venir disfrazados de nieve, de ballena o ¡hasta de foca!

-¿De foca? En todo caso de pingüino. No me extrañaría que alguien como tú, viniera de otro planeta… Pero en todo caso, los alienígenas son otra cosa. 

-“Alienígena” es la palabra que se emplea para designar a los seres extraterrestres, de las historias de ciencia ficción… y nosotros hablábamos de especies ajenas a la Antártida que por alguna razón, han llegado hasta aquí y la estarían contaminando. 

Las personas de la Base Artigas, siguen un procedimiento llamado “Medidas preventivas para evitar la introducción de especies alienas en la Antártida” y así intentan proteger nuestro hábitat libre de invasores.

-Qué bueno saber eso, dijo Borravino. –entonces iré a avisarle a Don Camejo, el elefante marino gruñón que se instaló en mi playa. No puedo creer que sea autóctono de la Antártida, con ese mal humor que tiene. Pero por las dudas, antes que lo rocíen con algún producto para espantarlo, prefiero espantarlo yo. 

 Y se fue raudo rumbo a la playa, blandiendo sus alitas, para asustar al elefante marino, que lo miraba incrédulo… sabiéndose dueño del lugar, por más que aquel pingüino barullento, lo quisiera impresionar.

-oOo-

Para saber más

Referencias




SABIAS QUE…
Uruguay ha publicado un documento titulado “Medidas preventivas para evitar la introducción de especiesalienas en la Antártida, en cumplimiento del Anexo II del Protocolo”, que detalla los procesos empleados para evitar que especies no originarias de la Antártida (alóctonas), ingresen accidentalmente al área del Tratado Antártico.



Historias de Marosa, la foca curiosa
¿Alienígenas en la Antártida?

viernes, 20 de abril de 2018

el pinguino volador


El invierno estaba llegando y en la Base Artigas se preparaban para recibirlo. Marosa la foca curiosa conversaba con su amigo Borravino y una ráfaga de viento hizo que el pingüino se elevara por los aires.
Los pingüinos son aves, entonces...¿pueden volar?...
¡No te pierdas esta historia, te divertirás mientras aprendes!

Historias de Marosa, la foca curiosa: El pingüino volador

por Waldemar Fontes
Publicado en el Portal Ceibal

El viento soplaba con fuerza y Marosa estaba bien chatita, aplastada contra el suelo, detrás de las rocas, protegiéndose de la ventisca, cuando vio venir a Borravino, caminando más rápido de lo que sus piernas lo permitían, balanceándose para hacer equilibrio con su alitas bien abiertas.  
La ventisca lo arrastraba y sus patitas ni tocaban el suelo...
-¡Rápido!, ¡por acá Borravino!.  Métete aquí conmigo al cubierto de las rocas. Dijo Marosa.
-¡Uy, qué ventisca!, dijo el pingüino.  -Con un día como hoy, la gente de la Base Artigas ni se ve.
-Es cierto. Normalmente no salen con un tiempo así, a no ser que se rompa algo… Por eso hoy, el jefe les dio el día libre.
-¡Qué bueno! Los pingüinos nunca tenemos día libre…
-Las focas tampoco.  Siempre estamos trabajando en busca de comida o de un lugar donde descansar.
-Bueno, después de todo, no es tan malo.  Nosotros nos movemos por donde queremos, mientras la gente en la base, está todo el tiempo allí y a veces, ni siquiera pueden salir afuera.
-Si pobres, qué aburrido... Pero dime: ¿te vas de viaje? 
-Sí, me estoy preparando, dijo Marosa.  -He comido todo lo que pude y estoy lista para viajar, pero todavía me quiero quedar unos días más, para ver cómo se preparan en la base Artigas para recibir el invierno que se aproxima.
-Ya tienen casi todo preparado, aseguró Borravino. –En estos días llegó un avión con personas y carga y están guardando los vehículos de verano en los hangares. Hace poco, un barco inmenso les trajo combustible y muuucha mucha comida, como para todo el año…, así que: ¡están listos!.
-Sí, eso lo sé. Comentó la foca, -Sin embargo, me preocupa cómo harán para obtener agua del lago, porque ahora bajan las temperaturas y la maniobra se hace complicada.
-¡Ja ja!- Se rió Borravino, -yo me divierto mucho con eso.  La semana pasada, luego de una tormenta se les congelaron los caños y estuvieron horas trabajando para arreglarlos…  Me hace gracia verlos moviéndose y lo torpes que quedan con sus manos con guantes y con esos trajes.
-Eres muy malo, dijo la foca.  ¿Por qué ríes de ellos así?
-¿Acaso las personas no se ríen de nosotros cuando ven cómo nos cuesta movernos afuera del agua?
-Cierto.  Dijo Marosa. –Pero es que es tan gracioso ver un pingüino caminando entre las piedras…
-¿Te causa gracia un pingüino? Entonces mírate en un espejo, porque ver una foca arrastrándose sobre su panza fuera del agua, ¡si que causa gracia!.
-Bueno no empecemos con agresiones.  No copiemos a las personas en eso.  Yo no me burlo de los pingüinos y tú no te burles de las focas…
-Está bien, tienes razón.  Sigamos siendo amigos…
Mientras escuchaban el ruido del viento que arrastraba la nieve, Borravino comentó: -¿Sabías que los pingüinos somos aves que no vuelan?



-Si lo sabía. Dijo la foca, sonriendo.  -Pero te cuento que escuché a unos científicos que decían que el famoso investigador Jacques Cousteauhizo una vez una película llamada “El vuelo de los pingüinos”, donde mostraba cómo se deslizaban raudos por debajo del agua, como si volaran.
-¡Si! Es cierto.  Un pariente mío participó en esa película y lo conoció a Cousteau cuando estuvo por acá.
-Qué interesante, dijo la foca.  -Me contaron que navegando en su barco el Calypso, dejó muy valiosos testimonios de la vida en la Antártida...
En eso, la ventisca arreció. 
El anemómetro de la base marcó 96 nudos, o sea casi 200 kilómetros por hora de velocidad del viento y todo quedó blanco y helado. 
Marosa aplastada contra el piso observaba la nieve que volaba sobre su cuerpo y Borravino, que estaba entusiasmado con su pariente el artista de cine, seguía contando historias y desatendiendo la fuerza del viento, abrió sus alitas haciendo cómo si volara en el agua… y entonces, una ráfaga que superó en fuerza a las anteriores, lo encontró en pose de volar… y se lo llevó por los aires, dándole un terrible revolcón. 
Tapado de nieve y mancillado su orgullo, el pingüino tuvo que correr a refugiarse tras el corpachón de Marosa, que riéndose le cantaba: -el pingüino volador… el pingüino voladoooor...  Pero lo acogió a su lado, protegiéndolo como buena amiga que era, mientras les decía: -Despidámonos Borravino, acurrucaditos acá en la nieve, disfrutando la ventisca, en tu día, el Día del Pingüino.
-oOo-

Y colorín congelado,
Este cuento,
Ha terminado  


¿Pueden volar los pingüinos?

No, no pueden. Perdieron la capacidad de volar hace miles de años. Un estudio científico publicado en National Geographic explica que los pingüinos se adaptaron a su actual entorno, modificando su cuerpo para nadar bajo el agua, a la vez que perdieron su capacidad de volar.

Igualmente, la BBC publicó hace unos años, un video donde hacen una broma sobre el vuelo de los pingüinos, que está muy bueno y aquí nos explican cómo lo hicieron:


Para saber más

VENTISCA
Tempestad de nieve pulverizada, a veces acompañada de pequeños cristales de hielo, arrastrado por un viento violento que reduce la visibilidad a cero.
BLIZZARD
La voz blizzard significa "ventisca" en inglés. En español se asocia normalmente a una ventisca de nieve o nevasca en las regiones polares.
NEVASCA
Una nevasca o viento blanco es una tormenta de nieve y hielo, con precipitación de nieve en fuerte intensidad, donde las temperaturas son muy inferiores a 0ºC. Una nevasca acompañada de vientos fuertes puede ser llamada ventisca o ventisca de nieve.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Los gaviotines




Historias de Marosa, la foca curiosa
Los gaviotines

Por Waldemar Fontes




Había una vez un ave muy viajera, un gaviotín llamado Pipín, conocido de Marosa la foca curiosa y de su amigo, el pingüino Borravino, que como todos los años, pasaban el verano en la Isla Rey Jorge también conocida como 25 de Mayo, en la Antártida.

Los gaviotines, son de cuerpo blanco, patas y pico rojo. Tienen como un sombrerito negro en la cabeza y una cola muuuuy larga.

Pipín el gaviotín, era de la especie “Sterna paradisaea”, también conocida como charrán o gaviotín ártico y era un ave muy viajera. Eso lo podemos afirmar con propiedad, pues estos pajaritos, viajan desde el polo norte, hasta la Antártida, todos los años.

Cuando los días se acortan en el hemisferio norte y por lo tanto, se alargan en el hemisferio sur, los gaviotines comienzan su migración y vuelan muchos kilómetros, para llegar a las islas Shetland del Sur, donde viven la foca Marosa y sus amigos. Los científicos han comprobado que estas aves recorren distancias de hasta 80.000 kilómetros, cada año. 

En el verano austral, la naturaleza recibe las bandadas de gaviotines, que llegan con mucho bullicio, alegrando el entorno con sus chillidos y vuelos.

Marosa y Borravino, mientras conversaban, buscaban a su amigo Pipín y no lo encontraban. Ya habían llegado muchos gaviotines y se iban ubicando cada uno, en las zonas donde habitualmente descansaban.

-¿Dónde estará Pipín?- Preguntó el pingüino. -¿Le habrá pasado algo? Hay tanto tráfico en esta época de migración de aves, que me da miedo…

Marosa, no quería demostrar su preocupación, pero estaba un poco nerviosa también. –Ya lo veremos, dijo. –Entre tantas aves haciendo ruido es difícil concentrarse. A lo mejor, se equivocó de isla y aterrizó en otro lado.

-¿Te parece?, dijo Borravino. –Bueno, tal vez si, ya es un pájaro viejo…

-No es tan viejo, tiene apenas 10 años, dijo Marosa.

-¡Diez años! Dijo asombrado Borravino. -¿Y no te parece un anciano? 

-Para nada, dijo la foca. Ayer escuché decir a la científica que estudia las aves, que algunos gaviotines, pueden vivir ¡más de 25 años!

-Uy, eso si que es ser viejo… pensó el pingüino 


Mientras hablaban, un chillido y el zumbido de un vuelo bajo les hizo agachar las cabezas.

-¡Es Pipín!! Dijo Marosa, y efectivamente, el gaviotín, posándose frente a ellos, sin saludar siquiera, comenzó a contar cosas de su viaje por el Ártico, sin parar.

Borravino, que también era muy viajero, pero que nunca había llegado tan lejos, escuchaba atento y asombrado. 

Una bióloga que estudiaba el comportamiento de las aves, los estaba observando con sus binoculares y anotó en su cuaderno: “Los gaviotines tienen amigos esperando su llegada y les cuentan cosas de su viaje…” 

Esta investigadora, muy meticulosa y dedicada, hacía años que trabajaba en la base Artigas y la gente de las dotaciones, la habían bautizado como “la pajaróloga”.

En realidad la científica no estudiaba exactamente a estos gaviotines, sino a sus parientes, “Sterna vittata”, conocidos como Gaviotín antártico o Golondrinas de mar.

Los gaviotines antárticos, no eran tan viajeros como Pipín y se quedaban todo el año en el sur, en los alrededores de la Antártida.

Pipín, se había hecho muy amigo de una familia de estos gaviotines y luego de conversar con Marosa y Borravino, se acercó a saludarlos.

La pareja lo recibió y le mostró lo lindo y prolijo que estaba quedando el nido, donde muy pronto pondrían dos huevos.

Pipín les contó que por el ártico era parecido y él venía de criar dos hermosos pichones que ya se habían lanzado a volar solos y que muy pronto llegarían por aquí a pasear.

La científica seguía observando con sus binoculares. Estaba muy interesada porque podía comparar en directo, las diferencias entre las dos especies.

Borravino y Marosa comentaban lo semejantes que eran los parientes. Solo la cola más larga de Pipín hacía la diferencia, por lo demás eran muy similares.

De pronto, se produjo un gran alboroto. Todos los gaviotines levantaron vuelo y comenzaron a gritar con fuerza.  Borravino se asustó y se acurrucó detrás de Marosa. 


Era una skúa, que posada sobre una roca, observaba la ubicación de los nidos.

Todos los gaviotines, incluido Pipín, volaban alrededor de la skúa y le gritaban que se fuera. Pero ella seguía allí, impasible.

Una “gaviotina”, que había puesto sus huevos muy temprano, no se atrevía a dejar el nido y su compañero la protegía volando a su alrededor.

La skúa voló hacia ellos y se posó muy cerca. La científica observaba todo y preparó su cámara para registrar la escena.

La skúa abrió las alas y se iba a lanzar contra la “gaviotina” que en su nido, se encogió protegiendo los huevos… Borravino se tapó los ojos con sus alitas… y cuando todos pensaron que pasaría lo peor, el ruido de un cuadriciclo, con dos científicos que llegaban con la comida para nuestra amiga “la pajaróloga”, ¡ahuyentó a la skúa! 

Borravino respiró y se fue junto a Marosa. Pipín y los otros gaviotines, siguieron volando, alertas, tratando de alejar a las skúas y la vida natural, siguió su curso.


-oOo-

                     PARA SABER MÁS                                                 

Gaviotín antártico o Golondrina de mar (Sterna vittata) y Gaviotín Ártico (Sterna paradisaea)
De unos 35 cm., alas de 30 cm., cola de 20 cm. abierta en dos, pico fino de unos 5 cm., plumaje blanco y gris (en el caso de la Sterna paradisaea la horquilla que forman las plumas de la cola es notablemente más pronunciada). Estas especies son algo más pequeñas que el Gaviotín Sudamericano, pero muy similares en el resto de características. La hembra pone dos huevos en pequeños lugares tales como huecos en la roca, o directamente sobre musgo.
La Sterna vittata nidifica en colonias (con nidos muy distanciados entre sí) cercanas al mar en las islas Shetland del Sur, entre finales de octubre y principios de enero. Se sorprende ante la presencia humana emitiendo fuertes graznidos.
Se alimenta principalmente de peces pequeños y krill. Las skúas atacan en vuelo a los gaviotines, incluso cuando van en bandadas, además de depredar los huevos y polluelos que no estén custodiados por los padres.
La Sterna paradisaea, aunque es una especie del Ártico, migra hacia la Antártida, donde se alimenta de pequeños peces y krill; es difícil distinguir ambos gaviotines, Ártico y Antártico, salvo cuando se encuentran en vuelo pues la horquilla que forman las plumas de la cola son visiblemente diferentes.

Referencias:
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/11/ciencia/1263227760.html






-oOo-
Ver otras historias de Marosa la foca curiosa: www.antarkos.org.uy/marosa
Reconocimiento - No comercial - Compartir bajo la misma licencia
Escrito el 27 de octubre de 2010, revisado en febrero 2018

viernes, 29 de mayo de 2015

Día Mundial del Medio Ambiente 2015

Este Día Mundial del Medio Ambiente 2015, con Marosa la foca curiosa, participamos junto a Las Piedras Recicla, de una campaña de concientización sobre el cuidado del medio ambiente.

En 2015, celebramos el Año Internacional de los Suelos y queremos compartir el lema que dice "Suelos sanos para una vida sana" y transformarlo en un deseo, para este día del Medio Ambiente 2015.

Cecilia Manzi, fundadora de Las Piedras Recicla, con los chicos de Access/Alianza
 
La charla se centró en la importancia del uso sustentable de los suelos, como forma de mantenerlos sanos, para producir alimentos para todos.

Leímos el cuento "Salvando las Manzanas", una historia de Marosa la foca curiosa que relata momentos de la vida en una base antártica, analizando la importancia de investigar sobre la conservación de los alimentos para que duren más tiempo.

Un momento de la charla sobre Suelos y Medio Ambiente

Aspiramos a que mediante la protección de los suelos, se evite la contaminación de los alimentos y de esa manera, se tome conciencia de que debemos moderar nuestro consumo, pues somos siete mil millones de personas y compartimos un mismo planeta. Si no lo cuidamos entre todos, sufriremos las consecuencias de nuestra desidia.


 

sábado, 25 de abril de 2015

Porley, el pingüino rey

Historias de Marosa la foca curiosa
Por Waldemar Fontes

25 de abril: Día Mundial del Pingüino

Marosa estaba muerta de calor, bañándose en la playa de la Base Artigas cuando vio, muy orondo, a un viejo pingüino Real que venía hacia ella.

Había dos grados bajo cero y eso era bastante caluroso para fines de mayo, así que tanto la foca como el pingüino, traspiraban y se quejaban del tiempo.
Porley, el pingüino rey

-Qué cosa de locos, dijo Porley el pingüino rey. –Pensar que antes, en esta época el mar ya estaba congelado y uno podía zambullirse tranquilo por los agujeros del hielo, sabiendo que podría disfrutar una agradable temperatura debajo del agua… Pero ahora ¡esto es imposible!.

-Es cierto, dijo Marosa. –Mi abuela me contaba lo mismo, pero ahora, el cambio climático está afectando todo.

-Sí, fíjate. En la isla donde yo vivo, hace tanto calor que me tengo que venir por acá más al sur porque no se ya, donde meterme. Dijo Porley

-Le pasa como a los pingüinos Adelia, dijo Marosa. –Ellos antes estaban por acá mucho tiempo, pero ahora se fueron más al sur por lo mismo que usted dice.

Estaban muy entretenidos en la charla, cuando vieron unas personas que salían del comedor de la base, muy entusiasmadas.

-¡Miren! Es una foca, dijo una de las personas.

-Debe ser Marosa, dijo otra, mira que linda y peludita que es.

Marosa y Porley se miraron, -¿No es un lobo marino, lo que están fotografiando? Preguntó el pingüino.
un lobo marino

-Exactamente. Pero es que se trata de la gente nueva que recién llegó a la base. Explicó Marosa. -Aún no saben distinguir entre una foca y un lobo marino, o entre un pingüino emperador y un pingüino rey.

-Ya lo ves. Con esa misma ignorancia, las personas destruyen todo y por eso nosotros sufrimos las consecuencias y nos tenemos que mudar de lugar.

-No todas las personas son así. Dijo Marosa. –Mire, allí salió el jefe y les está explicando una vez más, que una foca y un lobo no son lo mismo.

-Los lobos tienen orejas y pelos y muchas otras diferencias... Explicó el Jefe, invitándolos a buscar fotos de ambos en internet para que los compararen y aprendan.

-¿Viste cómo les enseña? También les explica que no nos deben perturbar y aunque si pueden acercarse a tomarnos fotos, nunca deben molestarnos.

-También es cierto que hay algunas personas que son muy desconsideradas, Siguió diciendo Marosa, -pero de a poco eso está cambiando y algunos tratan de unirse para salvar el planeta.

Mientras charlaban, vieron que del taller salía una moto de nieve con dos mecánicos. Iban a recuperar un carrier al que se le había roto una oruga, en la noche anterior.

Como los días son muy cortos en esta época, habían dejado el vehículo en el lugar donde se había detenido, porque la oscuridad no les permitía ver nada. Entonces lo trajeron hasta el hangar y allí lo comenzaron a reparar.

Mientras el mecánico trabajaba, algunos de la base se acercaron a tomarle fotos a Porley, el pingüino rey.

los mecánicos reparaban el carrier, mientras Marosa y sus amigos los observan


Una paloma antártica se acercó, como para que la fotografiaran también y mientras posaba le preguntó a Marosa.: -¿Otra vez están cambiando una oruga del carrier? ¿Lo hacen para practicar, o lo hacen para proteger el medio ambiente?


Marosa, con complicidad le respondió: -Las dos cosas… dijo la foca. -Por el medioambiente podría ser, pero más bien creo que están necesitando orugas nuevas…

Los amigos de Marosa se rieron al ver el trabajo que pasaban los humanos y se alegraron porque se esforzaban en cuidar la naturaleza.

Mientras cada cual seguía con sus cosas, Porley, feliz de haber visitado la Base Artigas, antes de partir, muy coqueto se puso a cantar, como para que lo filmaran y luego lo publicaran en Youtube…







Marosa la foca curiosa,
¡Síguela en Twitter! @lafocacuriosa

miércoles, 22 de abril de 2015

25 de abril: Día del Pingüino




 El 25 de abril se celebra el Día Mundial del Pingüino,

El 25 de abril coincide con la migración de los pingüinos en la estación de McMurdo en la Antártida. Los científicos e investigadores se dieron cuenta de que el 25 de abril de cada año, una colonia de pingüinos Adelia regresaba ahí después de haber estado meses en el mar. Volvían al mismo emplazamiento, en el mismo día, año tras año. Esto parecía ser algo más que una simple coincidencia… ¡y no lo era! Es el patrón normal de migración de estos pingüinos.

Después de muchos años de observar este fenómeno, los científicos e investigadores empezaron a planificar y establecieron un día de celebración en honor de su aparición. Cada año, cientos de pingüinos llegan según el horario previsto y empieza la celebración. Así comenzó el Día Mundial del Pingüino.

Al cabo de unos pocos años, con la ayuda de internet y de artículos en las noticias, los amantes de los pingüinos de todo el mundo se unieron en las celebraciones del día de estas mágicas criaturas. Hoy en día, personas y lugares alrededor del mundo aprovechan la oportunidad para aprender cómo ayudar a preservar estos maravillosos seres de nuestro planeta.


¿Cómo podemos celebrar el Día Mundial del Pingüino?
Los pingüinos no son solamente graciosos, también son animales únicos y extraordinarios. Son las aves más populares del mundo. Desgraciadamente, en los últimos 100 años, su población ha disminuido en sus hábitats naturales. Algunas especies de pingüinos corren más peligro de desaparecer que otras. Actualmente, existen entre 40-50 millones de pingüinos en nuestro planeta, pero sólo hay 5000 pingüinos de las Galápagos y 1600 pingüinos de ojo amarillo. Los esfuerzos por su preservación en zoos y acuarios del mundo siguen su curso y se han implantado programas de cría para ampliar su población. La reproducción de los pingüinos no es un proceso rápido. Para la mayoría de las especies la época de apareamiento tiene lugar únicamente en primavera o verano. El pingüino rey y el emperador sólo incuban un huevo. El resto de las especies de pingüinos incuban dos. Algunas de las especies tardan un año para completar el apareamiento y poner un huevo. La mayoría de los pingüinos son monógamos, y muchos se vuelven a aparear con la misma pareja año tras año. ¿Cómo consiguen reencontrarse entre todos esos cuerpos blancos y negros? Cada pingüino tiene una voz distinta, lo que permite que las parejas y sus crías se encuentren, incluso entre grandes grupos.

Actualmente existen 17 especies de pingüinos alrededor del mundo. Son de distinto tamaño, y a pesar de ser blancos y negros, cada especie tiene sus propias marcas y manchas distintivas. Los pingüinos son aves que no pueden volar y es gracioso ver sus andares en tierra. Pueden parecer ridículos en tierra pero son extremadamente ligeros y elegantes en el agua. Están diseñados para ser el nadador perfecto. Los pingüinos pueden pasar el 75% de sus vidas en el agua. Algunas especies sólo la abandonan durante la muda y la crianza. Toda la caza se realiza en el agua. La mayoría de sus presas se encuentra a 18 metros de la superficie del agua, así que no necesitan adentrarse mucho. Mientras nadan, cazan su presa con el pico y la ingieren entera en el agua. Sólo viven en libertad en los mares del hemisferio sur desde las Islas Galápagos hasta la Antártida. Algunos son de agua caliente, mientras que otros viven en las regiones gélidas de la Antártida. A pesar de las diferencias que los hace únicos, todos los pingüinos tienen algo en común... ¡son aves muy sociables! Les gusta estar en pequeños grupos o en pareja, y en grupos compuestos por millares de ejemplares.

Ahora que sabes un poco más sobre esta especie maravillosa,
¿cómo vamos a celebrar el Día Mundial del Pingüino?

Hay muchas maneras de celebrar el día de nuestros amigos los pingüinos. Podemos vestirnos de blanco y negro de arriba abajo, llevar ropa o adornos que apoyen a los pingüinos, caminar como ellos durante un rato, ver una película o un documental, leer sobre los pingüinos, o ir al zoológico, acuario o área de conservación más cercana. Algunos zoológicos y acuarios lo celebran con alguna actividad especial como pintar con los pingüinos. En el Acuario de Ripley en Gatlinburg en Tennessee (USA), hay un programa que crea arte con los pingüinos. Utilizan pintura a base de agua de diferentes colores y dejan que los pingüinos anden sobre ella. Después caminan por encima de unos lienzos y dejan el rastro de sus patas, que quedan marcadas para siempre y pueden ser compartidas con otros. Estos lienzos se venden posteriormente en la tienda de regalos y los beneficios se usan para continuar con la labor de conservación de estas increíbles criaturas. Sea cual sea la manera en la que decidamos celebrarlo, pensemos un poco en ellos el 25 de abril y apoyemos a la población de pingüinos.
Por Megan Frison


Otras formas de colaborar

Puedes sumarte a la campaña de Birdlife “Protege a un pingüino” y contribuir a la investigación y protección de áreas clave como por ejemplo:
  • Concienciar sobre el impacto del cambio climático en los pingüinos.
  • Vigilar las poblaciones de pingüinos rey para protegerlos.
  • Formar voluntarios para cuidar de los pingüinos Humboldt.
  • Implementar soluciones para impedir que los pingüinos de Magallanes se conviertan en víctimas de la pesca accidental.
  • Estudiar la distribución de los pingüinos saltarrocas más jóvenes y vigilar sus lugares clave.

Otras celebraciones

En el mes de enero, hay otra celebración parecida, que es el "Penguin Awareness Day" o el día de la concientización para el cuidado y la preservación de los pingüinos y se celebra el 20 de enero de cada año.


Marosa, la foca curiosa, va a celebrar el Día Mundial del Pingüino,  ¡Síguela en Twitter! @lafocacuriosa